Tratamientos Láser

¿Cuándo es necesario aplicar Láser Argón?

El Láser de Argón es uno de los más utilizados en oftalmología.

Su acción es térmica y produce una fotocoagulación en los tejidos oculares sobre los que actúa, dejado en este caso una “quemadura” en la retina.

Existen dos formas de aplicar el Láser Argón sobre la retina, en función de la patología del paciente:

  • LASER FOCAL: Se aplica en una zona muy concreta y pequeña de la retina y es el procedimiento que se realiza cuando aparece un desgarro o agujero en la retina como el ojal que vemos en la imagen.  

El láser focal actúa rodeando el desgarro para sellarlo y así prevenir que se haga más grande y de lugar a un desprendimiento total de la retina.

  • PANFOTOCOAGULACIÓN: Consiste en aplicar el láser en una gran superficie retiniana cuando hay “neovasos” invadiendo la retina. Las enfermedades que más frecuentemente producen el crecimiento de estos nuevos vasos son: Retinopatía diabética, Glaucoma neovascular y Obstrucciones y trombosis vasculares de retina.

La panfotocoagulación disminuye la demanda global de oxígeno de la retina inhibiendo el crecimiento de los neovasos.

¿Cómo se aplica el Láser Argón en la consulta del Oftalmólogo?

fondo-ojoEl procedimiento es sencillo y no es doloroso.

No se trata de una intervención quirúrgica, sino de un tratamiento.

Únicamente provoca deslumbramiento, por lo que al terminar la sesión, el paciente verá borroso durante algunos minutos.

Previamente se le dilatará la pupila y se le administrará colirio anestésico.

Se le colocará sentado frente al Láser Argón con la barbilla y la frente bien apoyadas para mantener la cabeza cómoda durante el tratamiento.

El oftalmólogo le apoyará una lente sobre la córnea, que además mantiene el ojo abierto durante el tratamiento.